regalo de cielo magenta

jueves, 4 de febrero de 2010

CAMINAR POR LA PLAYA MAS QUE UN PLACER

Los días de playa pueden ser, además de relajantes ydivertidos, buenos para su salud. Y es que hay que poner en práctica un buen hábito: el caminar por la playa.

La circulación sanguínea se ve motivada por el contacto directo con elementos minerales, reacciona activando y renovando el flujo sanguíneo, haciendo que el pie recobre la capacidad para su correcta dilatación y contracción, porque como sabemos, la hinchazón de pies es uno de los problemas más frecuentes.La dilatación de los pies está motivada por el cansancio circulatorio, y se trata de algo especialmente molesto y doloroso, además puede llegar a derivar en complicadas enfermedades mucho más graves.

Según la mayoría de los científicos y estudiosos del sistema neurálgico, muchos de losnervios principales que controlan las funciones vitales de nuestro cuerpo se encuentran en la planta de nuestros pies. Por esto, se los considera un importante catalizador desensaciones que pueden favorecer a la curación de males como las jaquecas, las cefaleas, o los procesos depresivos. El masaje puede llegar a ser muy sedante para las personas con trastornos nerviosos, ya que favorece enormemente la relajación.

Los músculos trabajados durante el acto de caminar se ven obligados a realizar un esfuerzo mayor debido a las irregularidades del terreno, es decir, de la arena de la playa, a la vez que el yodo y otros elementos minerales que se encuentran en el agua del mar, ayudan a la tonificación de los músculos, y por supuesto a la hidratación de la piel.

Por tanto, andar por la playa es muy saludable, sin embargo, hacerlo descalzo implica riesgos, como el de contraer una micosis, o infección de hongos. Lo ideal sería proteger el pie con un calzado de goma que no retenga el agua. Este calzado debe mantener bien sujeto el piepara evitar que baile dentro o que se formen ampollas u otras lesiones dérmicas, sobre todo ante la presencia de rocas, arenilla gruesa o restos de suciedad dejados por una tormenta.

Hay que tener en cuenta también que existe diferencia entre la arena mojada y la seca, en la que es más difícil caminar, pues hay que hacer más esfuerzo. Conviene empezar por la mojada y, a medida que se mejore la forma, continuar por la arena seca, que es menos estable y moverse por ella implica mayor esfuerzo, por lo que existe más riesgo de lesiones, principalmente en los ligamentos del tobillo, en personas no preparadas físicamente.

Para aquellos que quieran además de lo anterior, mejorar la forma física, el caminar por el mar con el agua a la altura de los muslos, levantando las rodillas, tonifica los glúteos y los muslos.

Por último, algunas normas a recordar:

- Mueve las manos al caminar, para evitar que se hinchen.

- Evita caminar en las horas centrales del día. Las más recomendables para evitar quemaduras o golpes de calor son la primera hora de la mañana y al atardecer.

- No olvides aplicarte protector solar, llevar una botellita de agua y cubrirte con un sombrero.

Disfruta de la playa y aprovecha sus ventajas.

3 comentarios:

Gabriela dijo...

Excelentes datos..un abrazo gigante pasenlo super en el encuentro.
Besitos

Emi dijo...

Hola Pao!!!
Gracias por tus palabras y bueno tb por los consejos que das en tu blog.
Muy lindo y muy cierto lo que decis.
Cariños
Emilce

Dama Nilo dijo...

Muchas gracias por la información!!! Cuando vamos a la costa, a mi ME ENCANTA caminar por la arena, me relaja mucho, me inspira!!! Lo disfruto mucho!!! Así que lo que escribiste en tu entrada me hizo acordar mucho a lo que vivía!!!
Besitos y que tengan una linda semanita!!!

**Dama Nilo**